Monday, February 11, 2008

UN OSO LO CAMBIA TODO

Algún día leí que todos somos niños espantados en un cuarto a oscuras, con la diferencia de que hay algunos que con el miedo a cuestas corren para alcanzar el interruptor de la luz.

El punto es que muchas veces me considero ese niño que corre en busca del interruptor, lo cierto s que muchas de las veces lo hago abrazado de mi oso de peluche como para darme valor pues….y el día de hoy parece ser que perdí mi oso de peluche, que no es otro que el recuerdo de José Miguel…el gran amor de mi vida.

Vamos yo se que a veces puede sonar a que me aferro a su recuerdo, pero también es cierto que me da de pronto un ataque de nervios cuando me doy cuenta que no recuerdo con perfección como era su risa, o el olor de su cuerpo cuando nos íbamos a la cama, o su voz al decirme buenas noches..todos esos detalles que en mi mente encendían los motores, las luces y los sistemas de orientación para salir a darme con la vida cada día.

O lo que es peor, a veces siento que ando cambiando de oso bajo la premisa de que a Jose no le gustaría verme atascado en él , o lo que es peor ser el causa de mi atasco..que no es lo mismo que atasque.


No se, siempre me pasa igual…pero en fin yo solo se que quiero a mi oso de peluche..no importa si tengo que ser un niño grande

9 comments:

mephisto said...

Mmmmm... sería peor quedarte bajo las sábanas en medio de la obscuridad muerto de miedo... al menos te deja el valor de agarrar tus pies y correr al interruptor para sentirte a salvo y si te hace sentir mejor no debe ser tan malo.

T3Mo said...

mmm, yo por eso desde niño en lugar de oso usaba una almohada...

Champy said...

Oye y lo quieres gris, polar....ó panda???

Te entiendo per-fec-ta-men-te.

Ups.

mariapan said...

...pues bienvenido al club de los que nos hacemos adultos pero sin crecer.
No sientas rareza en lo que sientes, estoy convencida de que el 100% de todos nosotros andamos añorando el oso, la muñeca o la manta que nos arropó durante los años de la infancia; es por eso que la considero tan importante y mi vocación eterna: soy maestra por mantenerme cerca de la infancia todos los días...jejeje
Besitos y ánimo para aguantar los aferramientos, algunos días serán duros pero habrás de deja el oso en casa...
Besitos

juan rafael said...

Desde luego, no son lo mismo los recuerdos. aún así, prefiero las dos dimensiones, pero ni que decir que las tres dimensiones es lo ideal.
Saludos.

Anonymous said...

Buddy,

Todos necesitámos de un osito para andar por el camino, para perder un pelín el miedo y decidir tener el coraje para volverlo a intentar...

Muchos besos y feliz día, se te quiere por tan lindo blog!

tessitore

Morganita said...

mmmm, yo quiero uno grandotote que ocupe el 50% de mi cama, y bien ponchadito,pachon pues....tengo uno que esta bien lindo y huele bien rico...te lo regalo...

y quiero uno nuevo...


besos

tnf25 said...

mephisto: pues si, pero que oso andar con el oso..je

t3mo: jejeje...yo ahora la almohada la agarro para otros efectos...ejele como diría José José ..no piense mal

champy: es un oso hermoso....

mariapan: eso quería, pero al parecer me tendré que agarra del oso con mas fuerza en estos días

tesittore: me entiendes al pelo!

morganita: je mañosa!!!..osa mañosa eso eres tu..un beso

Nanny Ogg said...

Y... bueno, todos nos pasamos la vida buscando nuestro oso de peluche... con el niño siempre a cuestas.

Besos