Monday, November 22, 2004

ME GUSTA VERTE

Me gusta verte cuando no me ves
Me gusta cuando eres parte del paisaje en lo alto de un barranco
En un majestuoso palacio antiguo,
recorriendo las calles de un mercado,
o en la cama frente a la mia...
pero me gusta mas verte mientras duermes
...cuando no me ves.

Cuando te veo y tu no me ves, me gusta abrazarte y pensar en que puedo estar junto a ti, mas cerca de ti,
tal vez dentro de ti.

Me gusta verte, y asi es como he grabado los gestos de tu cara, los movimientos de tus manos, tu caminar...Me gustas y por eso me gusta verte, y me gusta verte cuando no me ves, porque asi tus ojos no hacen preguntas, o no me dan respuestas que no quiero oir.

Si los demas pudieran verte como yo te veo me sentiria celoso, porque habrian descubierto mi secreto...porque ya no seria solo mia la menera en que te veo...y aunque no lo sepas, y aun si lo sabes y prefieres ignorarlo..me gusta verte cuando no me ves.

para Octavio.

2 comments:

los_insanos said...
This comment has been removed by a blog administrator.
los_insanos said...

Qué decirte sobre “Me gusta verte”?
Me has pedido que lo lea y mande un comentario, y ahora me veo en la disyuntiva de no saber desde dónde debe salir dicho comentario, si de la parte emotiva, que comparto al leer tu texto, o desde la parte crítica en donde la parte emotiva por principio debe ser anulada (que enredo). Dejando a un lado disyuntivas y teorisísmos estériles supongo que solo debo decirte que me gustó el texto, que comparto mucho de lo que el texto dice y también las entrelíneas, que supongo son las que valen, lo que da volumen, ese significado que está en el texto pero que en el propio cuerpo del texto no está. —Dice más lo que no se dice—

Para algunos observar una calle desierta, una buena película, observar cómo una anciana trata, temerosa, de cruzar una avenida, una hormiga histérica y perdida cargando un grano de azúcar, la hoja seca de un árbol en donde si pones atención podrás ver el rostro de tu abuela, todo eso se vuelve un placer, un terrible deleite y qué mejor, intuyo en “Me gusta verte”, que observar a la persona amada. (tú cinéfilo empedernido recordarás American Beauty en donde el chavillo dice algo así como “tanta belleza duele”. No hay nada más cierto, a veces duelen los ojos. Ahora dudo de mi memoria y ahora no sé si realmente dice algo así el chavillo el la peli, en fin.)

Todos tenemos cierto grado de voyerista, algunos lo desarrollan otros solo miran y nada más. No hay nada mejor que observar a la persona amada dormir. Cuando lo hacemos el otro es el vulnerable, uno en ese momento toma el mando, tiene el poder, el otro es el indefenso, —claro, el otro duerme y no se da cuenta de nada— y ahí uno viendo cómo se contrae el abdomen ante las respiraciones, cómo, quizá, sus ojos por dentro se mueven, en el mejor de los casos, disfrutar de sus mínimos movimientos gestuales si algún sueño lo aborda. Claro, este comentario se ha ido a la parte emotiva y cómplice, en donde tanto tú como otros hemos experimentado y disfrutado ese observar al amado dormir. Pero ¿sabes si alguien te ha observado dormir?
En fin, la cuartilla está por terminarse, y no quisiera no decir que hay otros textos dentro de tu blog realmente fantásticos, de un sentido de la cotidianidad y del humor recalcitrante. Espero más adelante mandar algún comentario sobre algunos que se me han hecho geniales.

Sin más, mando saludos,

Fernando Flores

Post data, espero algún día leer aquella historia de obsesión de la cual me comentaste.
—Se acabó la cuartilla, kaput—