Wednesday, August 13, 2014

VIVIR A DOS, O NO VIVIR A DOS ¿AHÍ RADICA EL DILEMA?


¿Una pareja se debe considerar “de verdad” “pareja” hasta que viven juntos?


 

Porque aquí viene el tema, usualmente los hombres a cierta edad ya dejamos la casa paterna/materna o dejamos de vivir con mami, porque no es igual ni es lo mismo, entonces digamos que cada quien tiene su propio techo en el cual uno es amo y señor, en el cual uno es quien es como en realidad  es ¿me explico?, entonces de pronto conocemos a ese alguien que tiene todo el potencial de convertirse en nuestra pareja y él nos conoce a nosotros, unas salidas aquí y allá, unas subidas prolongadas a la cama del uno y del otro y al paso de un tiempo razonable (cada quien meta aquí el tiempo que considere razonable, no soy quien para andarles diciendo cuanto es eso…) ya son PAREJA, así con mayúsculas, foquitos, vivas y hurras…peroooo, no falta quienes dicen –no, son novios-  y además agrega – pareja serán cuando vivan juntos- ok, esto viene un poco de que antes los gays no teníamos clara la opción de casarnos como tal y el vínculo más fuerte y señal de compromiso entre dos hombres era el irse a vivir juntos, y llevan mucha razón, esperen detractores!!! Vamos a exponer algunas razones aquí!!! , continuo, llevan razón en el hecho de que al vivir bajo el mismo techo comienzan, en automático a desarrollarse obligaciones compartidas, desde las más simples como es el mantener el orden y limpio el lugar común, si si si, ya sé que hay relaciones en que uno es el que se encarga de todo eso y el otro solo aporta el dinero, aun así se desarrolla esa relación de tú haces esto yo esto otro, está bien no les llamemos obligaciones, nombrémoslas….mmm… reciprocidades. Y bajo este esquema de vida doméstica en pareja es que surgen y se sortean (seamos optimistas) los más diversos conflictos que pueden ser protagonizados  por la pasta de dientes o que no pagaste x servicio a tiempo.

Pero, ¿Qué pasa con las parejas que viven cada quien en su casita? Pues sí, no existe el elemento de convivencia doméstica, cada quien llega a su cama lo más quitado de la pena, no se preocupa más que por hacerse su propia cena y eso si es que le dan ganas de cenar, no obstante si él otro le llama o lo invita a pasar la noche pues lo hace, y puede ser que hasta tenga cepillo de dientes “por si acaso” en casa del otro, pero sigue siendo eso, casa del otro. ¿Qué pasa cuando alguno se enferma? Pues el otro diligentemente puede mudarse temporalmente a cuidarlo, pero acabada la enfermedad, de regreso a su casa  y todos tan contentos.

 

Ahora sí, dicho todooo lo anterior va mi respuesta: NO SE.

 

¿Ustedes que opinan?

4 comments:

Lucho said...

No'mbre, pareja no tiene que ver con compartir el lugar físico, si no con las ganas de dedicarle tus momentos más importantes al otro.

El tema es que como son dos hombres y la mayoría crecimos en el esquema de "eres hombre tienes que hacerte de tu hogar propio" el vivir en casa del otro es como una mini castración, en donde se asumen cosas que no tenemos que asumir pero así nos enseñaron, el que se va a casa del otro es como la mujer... es algo que traemos en el inconsciente, seguramente en 2 o 3 generaciones ya no será así...

talvez estoy loco pero a mi me funcionaba mucho compartir la casa con Pirulino, pero era suya. Y algunos días me iba yo a mi casa, a mi espacio, a mi reino, pero el concepto de pareja, de eqiupo ahí estaba.

Saludos!

Alvin locx said...

Definitivo la 2, no hay como tener tu espacio y convivir por gusto y no por necesidad, claro que esa no es opción para muchas personas, economica o emocionalmente muchas parejas funcionan bajo dependencias.

Antonio Fidalgo said...

Lucho: ese es un muy buen ejemplo, algo de bagaje cultural hay en este tema....

Antonio Fidalgo said...

Alvin: mmm, las dependencias, ¿Qué tal las satisfacciones mutuas y compensatorias?