Wednesday, November 13, 2013

Y NO SE TE OLVIDE PONERTE SUETER....


-¡Ponte suéter!-
La mamá de cualquiera de nosotros.

 
Todos hemos escuchado esa frase en algún momento de la vida y la mas de las veces pensamos que nuestras madres nos la dicen por el puro efecto de enfadarnos, hacer que llevemos una prenda de ropa que creemos no ocupar, y si, ocasionalmente nos damos cuenta que es porque en verdad se preocupan por nosotros, resumiendo lo hacen como un acto de amor.

Hace unos momentos acabo de colgar el teléfono, justo hablaba con  mi madre, entre otros temas el que hoy aquí en México DF la temperatura bajo bastante, y que si, que si traigo suéter, bueno, chaleco y gorrito…es que a mí se me enfría la cabeza, je.

Pero bueno es que entre el frio, que si la gripa y esto y el otro, mi madre hoy dio un paso enorme, y créanme cuando les digo E N O R M E, porque una cosa es aceptar que a tu niño le gusten los niños y otra muy distinta es que ese niño que le gusta a tu niño tenga un nombre, una cara, cuerpo…hoy mi madre me pidió expresamente el número de teléfono de GBM.

Y pues ni tardo ni perezoso se lo di, la verdad  es que mi madre no tenía que justificar su requerimiento (o la mitad de el, la otra mitad ahora les cuento), pero lo hizo, me dijo que en caso de que alguna cosa llegara a pasar es bueno que si no me localizan a mí, pues puedan contactarlo a él. Y la otra mitad de su pedido fue la de que yo le diera a él los teléfonos de ella, de mi padre y de la casa, para básicamente los mismos efectos.

No sé si debiera explicar el porqué es trascendente un acto tan sencillo, prefiero no hacerlo. Confío en que ustedes si entienden la magnitud….

 

Y bueno, al final de la llamada obviamente mi madre me dijo – ponte suéter-

 

3 comments:

Alvaro Loza said...

Te entiendo muy bien cari, muy bien.

No ha llegado ese momento.

Daniela Muente said...

me gusta.

la MaLquEridA said...

Entiendo perfectamente el significado.

Siendo madre le digo eso a mis hijos pero casi nunca me hacen caso y si se enferman les digo: Te lo dije.

Es que las mamás somos sabias pero nadie nos cree.

Beso y haz caso a tu mamá.