Wednesday, September 19, 2012

PARA VER CRECER LA PLANTITA.


Hace unos días un amigo comenzó a decir que estaba en una relación, y digo yo que para decir que uno esta en un a relación es que ya esta uno en la relación desde antes, pero bueno, antes de que esto se convierta en un trabalenguas voy al punto. En un comentario de caralibro puso “se pone interesante ver crecer la plantita…” y es aquí donde yo vengo y meto mi cuchara hablando de plantas y relaciones.

Una de las plantas que si  bien llega a crecer casi en cualquier lado y pareciera que no requiere del menor cuidado por su aspecto mas bien silvestre es la marihuana, pero resulta ser que es muy delicada entre el momento que se siembra la semilla y alcanza sus primeras hojas, ¿Cómo se esto? no nos desviemos y sigamos con la planta, solo digo a mi favor que mi conocimiento es puramente científico mas que empírico, que conste!!, bueno, el caso es que dicha planta como ya les decía en sus inicios requiere de cuidados bastante constantes y diría yo incluso demandantes, sin embargo llega un momento en que para hacerse fuerte es necesario hacerla pasar por uno que otro padecimiento, como no tenerla tan humedad, dejar que le de un poco de mas el sol o el viento, digamos someterla a un amoroso descuido. No se s i me explico hasta aquí, es decir que ante este descuido uno debe estar al pendiente, no es dejarla a su suerte y ya , sino  checar que se esta haciendo resistente.

Pues así las cosas el ejemplo de esta planta me hace pensar que tal vez todas las relaciones humanas deberían ser un poco así, como decía  mi abuela –ni tanto que queme al santo, ni tanto que no lo alumbre.
Y bueno, que quede claro que estoy contento con que mi amigo este dandose la oportunidad de una relación!!

¿Qué dicen ustedes?

Ps. En esta semana me estaré poniendo al corriente con mi lectura de blogs!!! (¡ven yo y mi cucharota!)

3 comments:

Marite Alarcón said...

Se debe cuidar también sobre cargarla de aguita, se puede ahogar. Lo justo y necesario es lo recomendable...

frit zio said...

Esto de regar y ver crecer (saber crecer, saber hacer crecer) las plantitas si que hace falta, intuición y humedad regulada y sensible

Al final, hasta frutos o flores o, los he visto, enceguecedores bultos vaporosos y turgentes, multicolores, que invitan a probarlos

Saludos

Observatorio Gay Granatense said...

La metáfora de las relaciones personales y las plantitas es buena, pero muchas veces olvidamos que por mucho interés y cuidados que pongamos (nosotros en la relación) el primer paso es que haya una "tierra buena" (es decir, la predisposición del otro)...