Wednesday, February 20, 2013

MATRIMONIO Y ACTOS DE AMOR.

En varias ocasiones he expresado mi opinión sobre el matrimonio entre personas del mismo sexo, y saben, y si no ahora se los digo, que lo apoyo totalmente por la misma razón que apoyo el matrimonio entre personas de distinto sexo, ah! aclaro que me refiero y me referiré siempre al matrimonio civil, el tema del religioso siempre me ha parecido más un tema de parafernalia que un compromiso real…así que regresemos al tema. El día de ayer leo esto en el Facebook de un amigo, aclaro, haciendo referencia a un amigo de él…


"Pedir ser parte de la institucionalización del matrimonio es querer formar parte del status quo, de una institución opresora y violenta, teniendo al estado como testigo y aval de nuestro amor ¿queremos seguir reproduciendo instituciones opresoras?"

¡Zas!, en serio que se me vino a la mente que los padres de este chico, en primer lugar le han causado un daño brutal, ya que hablar de una institución opresora y violenta, me gusta para, no sé, Morena o algo así, pero para el matrimonio per se, la verdad es que no.

Pero después de releer un poco vi de donde viene el comentario, este chico de lo que habla es de él mentando y tan fomentado AMOR y cito, nuevamente tal cual..

“Aunque parejas homosexuales tengan acceso al matrimonio, ésta sigue siendo una institución opresora, pues mantiene en el status quo la idea de que el amor es entre dos personas, no más, no menos, y con fines reproductivos. De tal forma que sigue siendo una institución heterosexista y por tal opresora de la fluidez de la sexualidad humana”.

Y aquí es donde me pongo de pie, alzo la mano y la voz para decirles, si, cuando uno se casa es que hay amor de por medio, pero la idea del matrimonio san quiénes sean los firmantes del acta, es que este acuerdo sea oponible a terceros, es decir generar seguridad jurídica, la cual esta tutelada por el Estado.

Me explico con un ejemplo nada sacado de la manga, resulta que conoces a alguien, te juntas y te arrejuntas y eventualmente comienzas justo con esa persona a crear un “algo” en común, tal vez rentas un departamento o compras una casa, la amueblas, contratas servicios, adoptas un perro y un buen día ese alguien o tú, ya no vayamos al caso  definitivo de una muerte, sino al sencillo de una separación..¿qué pasa? Si son de lo más civilizados arreglaran las cosas, cuadraran los debe y haber y acabaran jurídicamente perfectamente saldados (la cosa del corazón roto es otro tema), pero ¿y si no es así?, No creo que te gustaría perder parte de lo que construiste con esfuerzo, fruto de tu trabajo, bla, bla, bla…ahí es cuando en caso de estar casado viene la disolución del mismo y entonces intervención del estado para efecto de repartir equitativamente.

Pero, retomemos el tema del fallecimiento de alguna de las partes, ¿Qué pasa si la familia no es la lindura que uno esperaría en un trance como el de perder a la pareja? ; probablemente pelearas con todo lo que tienes para que no te despojen de lo que junto con tu pareja/compañero/ construiste, si te casaste aquí es donde ante la autoridad puedes decir que todo aquello de lo cual te quieren despojar, te corresponde por derecho en primera instancia.

Entonces, yo no le veo lo represor…ok, veamos lo reproductivo. Esa parte si me parece puramente bíblica y aquí los católicos me ayudaran con las frases y la referencia correcta, porque civilmente el tener o  no hijos es una prerrogativa de los ciudadanos, que a la fecha no sé de nadie a quién se haya castigado por no tener hijos…o por tener; entonces por ahí tampoco va.

Heterosexista y opresora de la fluidez de la sexualidad humana….mmmm, pues no verán que tampoco, al hacer que el Estado reconozca el matrimonio de dos personas sin importar el sexo de estos estamos hablando justo de que se está tutelando la libertad de que uno se junte con quien a uno le parezca.

Y no pretendo extenderme más, solo me queda argumentar con los que dirán ¡¿pero y el amor?!, verán yo creo que amor hacia tu pareja, seas hombre o mujer, sea un él o una ella, un acto de amor es el darle seguridad, para cuando ya no se amen, para cuando ya no estés. Si eso no es un acto de amor, tal vez sea hora de revisar mi enciclopedia.

4 comments:

Daniel said...

vaya mas claro ni el agua, ciertamente hay muchos aspectos que en un principio no se toman en cuenta.

salu2

Jo said...

ciertamente, nunca somos analíticos... en medio de la ilusión o lo ilusos que podemos parecer no tomamos en cuenta aspectos. incluso muy importantes ....

a veces creo que dejamos de lado situaciones que otras personas pasan o se enfrentan en medio del calvario de tramites, gastos y ejecuciones sobre el matrimonio.

Yo siempre he pensado también que para mi lo que vale es el civil... pero muy dentro de toda mujer siempre está esa cosquilla de querer vestir a tus amigas de cierto color para que sea tu dama.


a mi edad ja! no creo casarme por la iglesia...
es mas no se si lo haré por el civil... pero ciertamente siempre hay que protegerse y a quien amas, al final es una convención de muchos tipos.

Toño a veces acuso a los abogados de ser insensibles y demasiado racionales... pero creo que a veces uno tiene que tener suficiente cabeza fria para decidir cosas importantes

Juanki Medina said...
This comment has been removed by the author.
Juanki Medina said...
This comment has been removed by the author.