Friday, January 13, 2012

DE PORQUE NO ME GUSTAN LOS NIÑOS XXXIX

-Yo quiero vivir contigo –


Y no crean que lo dijo así a la ligera, lo pensó, poquito, pero lo pensó, yo por mi parte casi me quemo la lengua con el café que me estaba tomando y de mi reacción hasta Sirius se levanto del suelo.


Pero a ver creo que voy muy rápido y ustedes necesitan de mas información, así que demos un dos pasos atrás…


En estos días, por las mañanas en especifico , me estoy haciendo cargo de Sirius, el perro de Neoporfi, (un weimaraner precioso) ya que el está de viaje, y pues la verdad es que yo disfrutar también del paseo matutino ya que en los últimos días damos una vuelta larga y de ahí nos vamos a desayunar a un cafecito estratégicamente situado en la esquina de una colonia muy bonita de la Ciudad de México ( la Condesa) y donde uno de los meseros que usualmente me atiende pues ya sabe cómo me gusta el servicio (nada tiene que ver que se güerito de ojo claro , lo juro!), así que pues es parte de esa parte de la rutina matutina que tanto disfruto, pero el caso es que el día de hoy había en la mesa de junto un par de mujeres platicando , una de ellas con un niño de unos 4 años a quien en el momento que llegamos le vi en los ojos la fascinación por Sirius, y pues si me cayó en gracia que se acerco a él sin miedo , obviamente con la pregunta de -¿muerde?- adems de que su mama le dijo que se regresara a su mesa y no molestara, asi que yo le dije a la progenitora que no había problema y le dije al niño que no, que no mordía ( ni Sirius ni yo) y deje que ambos perro y niño se acercaran, pero no paró ahí, me puse a revisar el caralibro, el twitter ( Tnfidalgo por si no lo tenían) y el periódico desde el iPhone, bueno y entonces el paso de Sirius a ver si tenía yo -los angiberds- y pues si lo deje jugar y vieran que maestría de él para lanzar los pájaros contra los cohinillos y en seo estábamos cuando llegaron mis molletes y fue ahí cuando el se me quedo viendo y pues yo me le quede viendo mientras tomaba café y ahi lo soltó


-yo quiero vivir contigo-


Jajaja, pues ya les dije de mi reacción y es que ante ella el niño agrego entre las risas mías y de su madre y su acompañante


-Es que tienes perro, angiberds y molletes!-

Jajajaja, la verdad es que mientras escribo esto me vuelvo a reír y ver como es de curiosa la vida, justo momentos antes de este suceso había tuiteado que hoy para variar, seria insoportablemente cruel, pero la verdad es que con cosas así uno un puede cumplir tales propósitos.


Por eso no me gustan los niños.

11 comments:

Yo-Mero said...

jajaja si, con perro, molletes y jueguitos eres alguien muy atractivo.

no se por que me imagino ese cafecito en la esquina de unas calles cerca de Amsterdam

fritzio said...

Die Kinder, siempre die Kinder.

Salud os.

Dany said...

me encanta esta seccion, tu anecdotas siempre encajan por que a mi como a ti no me gustan los niños XD

Jo said...

pues eres un tipazo y un super partido!!! que hasta los niños lo notan


Fiu fiu!!! adios güeritooooooooo



*guarra bien barrio yo*

alvaro Locx said...

Yo tmb quería vivir contigo, si eres un mar de virtudes,.

Zilly Schumway said...

jajaja como no, diversión y comida hasta yo me voy a vivir contigo!!

Saludos!!!

Observatorio Gay Granatense said...

Te tengo que comentar bajo la opción name/url, porque desde hace un par de días no me publica mis comentarios en tu blog... en fin, ahí va el comentario:

Es que los niños son muy fáciles de contentar, ojalá fuéramos los adultos igual de complacientes con nuestro nivel de exigencias hacia los demás....

Pelusa said...

Jajaja! Con esas tres condiciones, tu casa es el paraiso para cualquier niño (y no tan niño)! Besos!

Aek_x2 said...

JAJAJAJAJAJAJA no bueno, el hombres perfecto fuiste para él JAJAJAJAJAJA

SEISITO said...

Pero si lo tienes TOODO, querido, y los niños no mienten.
Buena anécdota.
SALUDOS Y BUENA SEMANA

la MaLquEridA said...

Yo quiero vivir contigo también.

:)